CINE | Tú y yo (Io e Te) | Bertolucci se lo juega todo a una sola carta

Hay películas que se lo juegan todo en una escena. Es el caso de “Tú y yo”, el regreso del aclamado director italiano, con una película cuyo as en la manga resulta ser una de las últimas escenas, en la que de la mano de Bowie y su versión italiana de Space Oddiy,  Bertolucci se lo juega todo. Y le sale bien. En ella, Bertolucci consigue la conexión total, tanto entre los personajes protagonistas de la historia, como entre ellos y el espectador. Lo curioso es que lo acertado de esta conmovedora escena no radica en la trama, ni en un giro de guión, simplemente  con la interpretación de los personajes, la dirección adecuada y la banda sonora perfecta consigue llegar al punto al que quería llegar  y explicar lo que quería explicar. Todo gracias a una escena en la que no pasa nada, y pasa todo.

Diez años después de Dreamers, Bertolucci vuelve con una conseguida dirección, bastante ágil en la mayoría de momentos, y radical y diferente  en el uso de su Banda Sonora, algo que resulta chocante a la avanzada edad del director, pero que finalmente resulta todo un acierto. El uso de la banda sonora permite situar y entender a los personajes. La aparición de canciones de Muse, Red Hot Chilli Peppers, Arcade Fire, The Cure y sobre todo, David Bowie, resulta indispensable para contextualizar la historia, así como para identificarnos y empatizar con ella, algo que el director va consiguiendo progresivamente a lo largo del film,  hasta el clímax, momento en que la película realmente funciona, y logramos ver que ha cambiado, que ha evolucionado en estos personajes en los escasos días en los que estuvieron escondidos en ese sótano.

Y es ahí donde radica el éxito de la película, que se antoja a ratos un tanto lenta, para avanzar a pasos agigantados en los últimos minutos del metraje. Es ahí donde vemos los avances en la relación de los personajes, en el pequeño soplo de madurez y la perspectiva que les han dado a dos personas tan diferentes, esos días aislados voluntariamente, del mundo.

Vitalista y conmovedora, “Tú y yo” te hace salir del cine como tras una bocanada de aire fresco,  tras haber entendido y empatizado con los hermanos (geniales Tea Faclo y Jacopo Olmo), de la misma manera en que salen ellos de aquella habitación.

“Tú y yo, si no tuviésemos más que un punto de vista, seríamos iguales. Sí, sin un punto de vista, dejaríamos de estar el uno contra el otro y aceptaríamos la realidad tal cual es, sin juzgarla.

 Tú y yo | 71 / 100

Lo mejor= La Banda Sonora. La escena de “Ragazzo solo, Ragazzo sola”

Lo peor= Excesiva lentitud de algunos pasajes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s